Recomiendan jugar con los niños y no abusar de las pantallas

0
58

Ante la suspensión de clases y la incentivación a mantener un aislamiento social y obligatorio por parte del gobierno nacional ante la pandemia de coronavirus, psicólogas especialistas en niños recomendaron “aprovechar la oportunidad para crear con los chicos” y “no abusar del uso de pantallas”.

“Al quedarnos todos juntos en casa empiezan a surgir nuevos problemas en las familias, pero también nuevas oportunidades para generar mejores vínculos con los hijos”, dijo a Télam Laura Jurkowski, psicóloga y especialista en temas vinculados a familias y nuevas tecnologías.

“La familia de hoy está acostumbrada a tener muchas actividades afuera y poco tiempo en casa. Entonces ahora pueden surgir problemas como el aburrimiento, el nerviosismo y la ansiedad en los chicos y en los padres la pérdida de la paciencia e irritabilidad. Sumado a todo esto está el estrés que produce la situación por el coronavirus”, agregó, y aseveró que “las emociones están más presentes”.

Jurkowski, que reconoce que “la tecnología ya es como un miembro más de las familias”, recomendó cuidar el tiempo que pasan los niños frente a la TV, la computadora y el celular.

“No hay que abusar de las pantallas. La tecnología ocupa un rol importante para ver series, conectarse con otros, informarse y jugar, pero todo uso en exceso de la tecnología no es bueno”, afirmó.

59ccddb8405e7_1004x565

La psicóloga recomendó alternar con actividades fuera de las pantallas como “hacer música con instrumentos inventados, pintar, saltar o jugar juegos de mesa”.

“Al pasar más tiempo con los chicos tenemos, también, una nueva oportunidad para supervisar o monitorear la cantidad de tiempo que pasan delante de las pantallas y ver qué uso les dan”, aseguró Jurkowski.

Para Ayelén Mercurio, psicóloga que trabaja en un colegio primario, la suspensión de clases y el aislamiento social son “situaciones muy particulares, pero pueden resultar provechosas”.

“Es algo muy atípico, los chicos estaban recién comenzando las clases y se tuvo que ordenar esta cuarentena. Los chicos casi no llegaron a adaptarse a la rutina, por lo que están con muchas energías”, contó la profesional a Télam.

En ese sentido, Mercurio aseguró que los padres “no se lo tomaron tan a bien” ya que “los chicos no sólo se quedaron sin escuela, sino sin actividades en general”.

“Los pibes buscan entretenimiento y no es fácil encontrarlo en un espacio reducido como un hogar. Es una nueva experiencia. Los padres tienen que tener paciencia y comprensión”, aseguró, y reconoció que “puede haber nuevos problemas” familiares en este período de aislamiento social.

“Ya no podemos escapar de ciertas situaciones cotidianas, no podemos buscar lugares de placer afuera. Hay que encontrar cosas placenteras adentro. Es una buena oportunidad para recapacitar en cómo estamos generando los vínculos entre todos los integrantes de la familia, y en especial con los chicos”, indicó.

“Tenemos que aprovechar y crear cosas con los niños, mejorar las relaciones”, concluyó Mercurio.

La psicóloga especializada en niños Carol Bensignor, por su parte, remarcó “la importancia de poder hablar, de continuar un tratamiento en tiempos de cuarentena, ya que cuando la incertidumbre irrumpe en la vida cotidiana, la ansiedad y la angustia pueden desbordarnos”.

En ese sentido, Bensignor, supervisora y docente en la Institución Fernando Ulloa y miembro de la Escuela Freudiana de Buenos Aires, precisó que “cuando pasan cosas como una cuarentena, un niño no puede seguir el tratamiento de forma virtual, por eso necesitan de los padres: para sostener el lazo con la palabra y buscar contención, que se puedan crear espacios de diálogo”.

“Los adultos, en cambio, deben seguir las terapias porque en estos casos aparece la ansiedad y la angustia. Es importante que esté el analista para elaborar la desprotección del paciente. Y, entonces, es fundamental que los analistas estemos presentes”, concluyó Bensignor.

Sobre aislamiento

Sonia Kleiman, especialista en psicología vincular en familias, convocó a “no confundir aislamiento con aislarse”.

“Nos convoca una situación que es más parecida a un tsunami que a una tormenta. Y sucede que sobreviene, sorpresivamente, un miedo a veces inmanejable. Algo se ha interrumpido, pero también algo nuevo se presenta que nos desafía a pensar y hacer de otras maneras”, aseguró la directora de la Maestría y Especialización en Vínculos y Familia del Instituto Universitario del Hospital Italiano.

La profesional agregó que “estamos ante una alteración radical de nuestras costumbres, cotidianeidad y proyectos, y esto requiere una posición también diferente a la usual”.

Respecto a lo familiar, explicó que “hay que elegir cómo se va a vivir este tiempo de aislamiento y pensar qué es esto, además de estar en casa”.

Lo cierto es que “esta situación nos convoca a reflexionar cómo estamos viviendo. ¿Hay temor al aburrimiento? En nuestra época parece que está prohibido aburrirse, cuando en realidad esos momentos de no saber qué hacer son propicios para buscar, curiosear e inventar”, concluyó.