Culpan a los “jóvenes indisciplinados” del repunte de casos de coronavirus

0
2

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, culpó este lunes del repunte de casos de coronavirus que se registró en el país en las últimas semanas a los “jóvenes indisciplinados” que no siguen las directrices del gobierno.

Si bien Pence resaltó la importancia del aumento de test a la hora de detectar más casos, también puntualizó que en los estados de Texas y Florida, donde hubo marcados crecimientos de infectados, la mayoría de los positivos son personas menores de 35 años.

“Lo que está sucediendo es una combinación entre el incremento de los test y el hecho de que muchos jóvenes se han estado reuniendo sin respetar las medidas de seguridad establecidas para cada fase de la reapertura económica”, sostuvo el vicepresidente en declaraciones a la canal de noticias CBS, citada por Europa Press.

Pese al discurso del vicepresidente, en muchas partes del país y, especialmente entre miembros del electorado de Donald Trump, la resistencia al uso de tapabocas se ha convertido en una posición política, en una defensa a las libertades individuales.

En línea con esto, el gobierno federal y sus aliados estaduales se niegan a reforzar los controles y endurecer las sanciones contra el no uso de tapabocas o el respeto a las medidas de distanciamiento social.

En cambio, las autoridades del país hicieron este lunes un nuevo llamado a la responsabilidad de lo ciudadanos para frenar la expansión del coronavirus en el país, que supera los 2,5 millones de casos y roza los 126.000 muertos.

“Estamos supervisando en profundidad los nuevos casos en Florida, Texas, Arizona y California”, aseguró Pence, quien anunció que viajará a estos estados en los próximos días para analizar la situación “sobre el terreno”.

Para el vicepresidente, el país está ahora mejor preparado para lidiar con la pandemia.

“Lo que debe saber el pueblo estadounidense es que gracias al liderazgo del presidente Donald Trump, gracias a la innovación que hemos introducido, estamos mejor que hace cuatro meses”, afirmó, con la mira puesta en las elecciones presidenciales de octubre próximo, en las que el mandatario busca ser reelecto.

La semana pasada Pence ya había achacado el repunte de los casos de coronavirus en el país al incremento de pruebas a la población, pero expertos médicos rechazaron esa afirmación y señalaron que el repunte de casos se debe principalmente a la reapertura de los Estados y a los estadounidenses que relajan las prácticas de distanciamiento social.

El principal epidemiólogo del gobierno federal, Anthony Fauci, lamentó que algunos estadounidenses hayan abandonado las medidas de precaución como la distancia social y el uso de tapabocas.

“Esta es la receta para el desastre”, alertó Fauci.

Sin embargo, Ron DeSantis, el gobernador de Florida, estado que se vislumbra como posible nuevo epicentro de la pandemia en el país desplazando a Nueva York, consideró que hacer obligatorio el uso de tapabocas en lugares públicos a nivel estatal no serviría para detener el contagio.

El Departamento de Salud de Florida informó hoy, según citó la agencia de noticias EFE, que el estado registró 5.266 casos nuevos en las últimas 24 horas, una cifra muy por debajo de las de los tres últimos días, aunque puede deberse a que el domingo se realizaron muchas menos pruebas que el sábado.

El estado se encuentra en la fase dos y, pese al evidente repunte de los contagios, el republicano DeSantis mantiene que es necesario seguir adelante con la reapertura.